Gobernanza Metropolitana: Lecciones, posibilidades y déficits del caso chileno

La metropolización como fenómeno territorial representa la culminación de un proceso de crecimiento urbano iniciado con la revolución industrial y en especial en América Latina con el declive del modelo de sustitución de importaciones que fortaleció los enclaves urbanos de tipo industrial expandiendo el contorno urbano. El hecho metropolitano es una realidad generalizada en todo el mundo y está integrado por entidades locales que generan vinculaciones económicas, políticas y sociales. En la actualidad, América Latina se caracteriza por su alto grado de urbanización y el surgimiento de un gran número de ciudades con rasgos de áreas metropolitanas. En el siglo XX la población de la región pasó de vivir mayoritariamente en el campo a hacerlo en ciudades. En 1900 sólo uno de cada cuatro habitantes vivía en centros urbanos mientras que a principios del siglo XXI tres de cada cuatro habitantes residían en ellas . Actualmente es la región más urbanizada del mundo casi el 80% de su población vive actualmente en ciudades, una proporción superior a la de los países desarrollados. Las metrópolis latinoamericanas aportan al crecimiento económico generando concentración de la riqueza y nuevas oportunidades, principalmente laborales y educacionales. Sin embargo, las aglomeraciones en la región han visto sobrepasados sus límites político-administrativos generando suburbios autónomos y conurbaciones institucionales y administrativamente fragmentadas. La expansión de la mancha urbana ha creado problemas de coordinación, de superposición de competencias y de perdida de ventajas comparativas de la aglomeración urbana. Rodriguez y Oviedo (2013) han planteado que la instalación de un gobierno metropolitano es complejo y conflictivo, dado que implica la creación de una nueva reestructuración de poder entre el ámbito local y el ámbito central lo que ha generado reticencias tanto de los municipios como de los niveles superiores de la administración. Asimismo, es complejo porque una nueva ciudad metropolitana no forma parte del sentido común ni de las autoridades, ni de las instituciones públicas y privadas, ni del ciudadano común, ya que no es únicamente de orden técnico o administrativo, sino sociológico y político. De esta manera el caso Chileno es interesante, por cuanto su característica intergubernamental, el que establece una estructura de Gobernador electo metropolitano, con un consejo de alcaldes consultivo. En este sentido, se analizará críticamente el modelo de gobernanza metropolitano establecido por Chile, comparándolo con la experiencia internacional de casos paradigmaticos, especialmente en latinoamericana, vislumbrando posibles conflictos y tensiones en su implementación.

Ignacio Cienfuegos Cienfuegos Spikin /Universidad Alberto Hurtado