Reformas en la tenencia de la propiedad de tierras rurales. Un análisis del desarrollo histórico institucional en el Perú (1968-2018)

Una de las mayores demandas, en gran parte de del siglo XX, en Perú estuvo relacionado a la reforma agraria, a cambios en la tenencia de la tierra rural, que hasta ese entonces se caracterizaba por estar concentrada en una reducida élite terrateniente. Con la realización de esta reforma en 1969, durante el gobierno militar de Velasco Alvarado, se promovió el acceso a la tierra a los campesinos y se dieron importantes cambios legislativos para el reconocimiento formal de las tierras de comunidades campesinas y nativas (indígenas). Posteriormente, en la década del noventa, durante el gobierno de Alberto Fujimori, se dictaron diversas normas que apuntaron no solo hacia una liberalización del mercado de tierras, sino también a la fragmentación de la propiedad comunal, y fue el inicio del desarrollo de los grandes proyectos destinados a brindar títulos a los pequeños campesinos. Ya para la primera década del siglo XXI la formalización de la propiedad rural presentó un cambio institucional, pues en el marco de la descentralización del estado, fue encargada a los gobiernos subnacionales, en un proceso complejo y de limitaciones. Así, el derrotero histórico de las últimas décadas ha configurado el proceso de construcción de las instituciones estatales encargadas de la tenencia de la tierra rural en Perú. Siendo el reconocimiento formal de la propiedad de tierras una cualidad inherente y exclusiva del estado, el objetivo de esta ponencia es describir el desarrollo histórico de la construcción de estas instituciones y sus efectos en la tenencia de la tierra del Perú contemporáneo. Partiendo de un enfoque analítico descriptivo que proporciona la literatura del institucionalismo histórico, se analizará de manera longitudinal los hitos en el comportamiento institucional del Perú respecto al tema de tenencia de tierras. Como hipótesis se plantea que, a pesar de las grandes reformas legislativas, la implementación ha estado orientada principalmente hacia la agroexportación y motivada por los proyectos de cooperación internacional, lo que ha devenido en un desigual desarrollo de la seguridad de las tierras (sierra-costa), vinculado a las diferentes regiones del país y se genere concentración de tierras en favor de grupos económicos.

Suyana Huamani Mujica /Universidad Nacional Mayor de San Marcos / Pontifica Universidad Católica del Perú