Derechos de las mujeres y poder: el caso del Congreso paritario en México (2018)

En este trabajo presentamos a los derechos humanos, particularmente aquellos que ejercen las mujeres, como elementos indispensables para la vida democrática, particularmente a la luz del primer Congreso paritario en la historia de México (2018). Analizaremos este caso, inserto en la región latinoamericana en cuanto a representación femenina, siendo esta región uno de los lugares en el mundo más peligrosos para vivir como mujer (según la ONU en México se asesinan a 7 mujeres por día, y según la CEPAL a 12 mujeres en promedio diario en América Latina). En este estudio nos enfocamos en los derechos de las mujeres y de las violaciones a sus derechos por parte de la autoridad, en temas como: (1) el acoso sexual, (2) el ejercicio de derechos políticos (o violencia política contra las mujeres) y (3) así como la respuesta por parte de la autoridad frente a casos de feminicidios. La hipótesis que sostiene este trabajo es que el ejercicio pleno de los derechos humanos, por parte de las mujeres es una asignatura esencial para contar con régimen democrático. Este análisis responde a tres de las ocho dimensiones mencionadas por Leonardo Morlino: (1) Estado de derecho, (2) participación política y (3) ejercicio de libertades. Revisando estos temas sobre la seguridad que tienen las mujeres en México podemos concluir que, en regímenes que pretenden ser o se ostentan como democráticos, como el mexicano, la relación entre ser mujer (o performar [sic.] como una mujer) y el ejercicio de los derechos humanos es todavía una asignatura pendiente, por lo que no podemos aseverar que México es una democracia, ya que una parte, la mitad de su población, no cuenta con la misma certeza legal o jurídica para ejercer sus derechos en libertad.

Dainzú López de Lara Espinosa /Universidad de las Américas Puebla