¿Es viable un regionalismo autonómico – productivo en América Latina? Lecciones de la Comunidad Andina de Naciones

Actualmente, la inserción de Latinoamérica en los mercados globales es precaria y carece de una orientación regional concreta. Su posición en las cadenas globales de valor de carácter manufacturero y con mayor contenido tecnológico, como región exportadora de materias primas y mano de obra barata, no favorece su crecimiento económico ni productivo, al igual que tampoco lo hacen los diversos intentos de regionalismo abierto, que buscan una posición más favorable en el escenario mundial, sin proponer verdaderas transformaciones en los modelos productivos, en sus políticas de industrialización o en el destino de las inversiones y el gasto público. Como caso paradigmático se presenta la Comunidad Andina de Naciones, cuyos avances en integración productiva y creación de cadenas de valor regionales durante la década de los 70 y de los 80 sentaron un precedente digno de estudio, que vale la pena analizar para contemplar la replicabilidad de sus virtudes a un ejercicio de regionalismo que abarque toda la región latinoamericana. En esta ponencia, en primer lugar, se realiza un contexto del escenario global, en el marco de las cadenas globales de valor y la cuarta revolución industrial. Como segundo punto, se hace un análisis integral de la Comunidad Andina de Naciones y se hace énfasis en los puntos más destacables y aptos para aplicarse a un modelo de regionalismo más abarcador geográficamente. Por último, se hace una propuesta de adopción del regionalismo autonómico – productivo, con base en las lecciones que dejo la Comunidad Andina de Naciones y con objetivos enfocados en el fortalecimiento de la identidad conjunta, la industrialización de sectores clave, el aumento en la inversión en innovación, desarrollo e investigación y en los capitales Ciencia + Tecnología y en la conformación de cadenas de valor regionales, que beneficien a todos los actores de la región y con la capacidad de introducir productos competitivos en los mercados globales.

Santiago Cifuentes Corredor /Universidad Santo Tomás